¡Sorpresa!

¿Qué es más sorprendente? Sorprender a un gato, que un duende tenga alas, o que te den un cariñoso beso inesperado.




Comentarios